30 mar. 2010

MÁS DE 30 AÑOS DE BIOTECNOLOGÍA

Cuando en los ochenta se hablaba de edificios high-tech en la mente de todos estaban los arquitectos Renzo Piano, Richard Rogers y Norman Foster, como principales abanderados de esta forma de concebir la arquitectura: la tecnología como punto de partida para tu diseño.

Hoy quiero recordar a Renzo Piano, para mi el único que ha sabido superar la investigación exclusiva sobre los rumbos estéticos de la tecnología aplicada a la arquitectura. Es un arquitecto de los que creen que la arquitectura es servicio, crea edificios reales que no pretenden ofrecer ideas conceptuales a la sociedad. Renzo Piano es un arquitecto que no impone manto dogmático, ofrece soluciones utilizando las ultimas técnicas de construcción, artesanía e ingeniería. Es lo que él denomina el planteamiento biotecnologico, mezclando interés por la técnica y el contexto natural.

Y merece que hablemos de él precisamente por uno de sus últimos edificios y por aquel que le dió fama mundial y que supuso un punto de partida en las corrientes high-tech.

La nueva Academia de Ciencias de California

detalle de la cubierta

Este edificio esta considerado el más ecológico del mundo. Es una edificio que gasta menos que los demás, ya que controla mejor su temperatura gracias a su sistema de ventilación, aprovecha al máximo la luz solar, coloca en la cubierta claraboyas que le ofrecen luz al interior y además la llena de células fotovoltaicas que le producen su propia energía. Por si fuera poco tambien sabe beber agua de lluvia y la reutiliza para su consumo. Como no podía ser de otra forma los materiales con los que se ha construido son en gran parte reciclados. Bien por Renzo!

Además quiero poner el acento en que es un edificio que se preocupa por el contexto en el que se encuentra y lo potencia. Huye de crear una intrusión implacable en la que exhibir arquitectura moderna y crea una obra que pone en relieve los mayores progresos humanos que dialoga perfecta mente con su entorno y lo potencia.
Y esto nos lleva a que este es el mismo arquitecto que junto con Richard Rogers, en 1977 crea el
Centre George Pompidu, templo de la High-Tech.





Es el mismo arquitecto que integra en el paisaje urbano de París de forma honesta y sin convenciones, un edificio que no ofrece una respuesta literal a su contexto pero que si permite trabarlo con las antiguas construcciones parisinas gracias a la textura que forman las tuberías, conductos y transparencias de su fachada. Esta fachada es en si un contenedor de actividad por el que la gente deambula y goza de las vistas. Es un edificio que mas haya de la técnica, ofrece a la ciudad un espacio vivo en el que estar y convivir con la ciudad.

Treinta años de diferencia entre ambos edificios y la innovación y el buena arquitectura han ido de la mano. Este arquitecto italiano es uno de los grandes.

Para los amantes de Japón y de las compras, como Hisako y yo misma, tenemos en unos de los barrios Tokio (Ginza) un edificio fantastico de este arquitecto, La Maison Hermès. Que más se puede pedir?

No hay comentarios:

Contacto


Nombre
Email
Web o blog
Asunto
Texto del mensaje
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[ Refresh Image ] [ What's This? ]