23 mar. 2010

Como eu vi todos os países do mundo (menos um) - Recordando a José Megre

Un fin de semana largo en Lisboa da para mucho, incluso para patear las numerosas librerías que existen en la ciudad y encontrarte sorpresas agradables, como descubrir que Como eu vi todos os países do mondo (menos um) -Ed Don Quixote-, el libro póstumo de José Megre, está entre los libros más vendidos en Portugal. La cifra de ventas y la difusión del libro es reflejo del reconocimiento y estima que en su país le tienen al autor, la persona que más he admirado y respetado de mi etapa en las carreras.
Es cierto que en España, fuera del mundo de los viajes aventura y el todoterreno no es una persona conocida. José Megre, nacido en Lisboa, formado como ingeniero en Londres, estuvo siempre ligado al automovilismo, desarrollando una larga carrera profesional en el sector, también como piloto de rallyes en la década de los '70 y después, ya en los '80, como pionero de los primeros Dakar, cuando el Dakar era una aventura muy distinta a lo que es hoy y posteriormente, como emprendedor creando el primer club organizador de viajes de aventura y competiciones 4x4, convirtiéndose en el "pai" del todoterreno portugués.
Pero paralelamente a todo esto, Megre ha sido, sobre todo, un viajero compulsivo. Desde sus primeros viajes en Africa ya en los '60, José fue sumando, en sus viajes y expediciones por todo el mundo, kilómetros y países. Países que no se limitaba a visitar, sino que los exploraba y escudriñaba buscando zonas recónditas, alejándose de las rutas turísticas, absorbiendo su cultura y acumulando experiencias y vivencias que pocas personas en el mundo atesoran. Megre supo y pudo unir sus dos pasiones, los coches y los viajes, y lo hizo de manera intensa, como intensa fue su vida y como intensa era su persona.
Conocí a Megre en 2001 en su faceta de organizador de las pruebas del Campeonato del Mundo de Raids que se disputan en Portugal. José siempre trataba a participantes, prensa y público que acudía a sus pruebas como invitados y a pesar de ser el máximo responsable de una estructura organizativa compleja como el Clube Aventura, siempre tenía un momento para saludarnos y atendernos de forma cordial y cariñosa.
Los últimos años Megre cedió su estructura y la organización de sus carreras al ACP, aunque él seguía siendo parte activa de la organización. Más desocupado, tuvimos la ocasión de intimar más y mantener alguna larga conversación. De Megré imponía casi todo: su carisma, su estampa clásica con su melena y barba blanca, casi siempre ataviado con un sobrero de ala negro; su hablar pausado y voz profunda y sus frases sentenciadoras y definitivas, de esas que solo alguien con su bagaje puede pronunciar. Pero a la vez Megre era una persona de carácter afable y casi paternal, que hacía sentirle muy cercano. En una de estas carreras en Portugal, José nos invitó a conocer su casa de Águas en Beira Baixa, cerca de la frontera con Cáceres. Visitar su "casa" fue un privilegio y una experiencia única e impresionante. Una inmensa finca en la que, además de la residencia principal, una preciosa casa solariega decorada con mobiliario, objetos étnicos y obras de arte traídos de cualquier parte del mundo, había más de una decena de naves, almacenes, bodegas, establos ..... donde guardaba su infinita colección de coches de miniatura, pero también decenas de coches y motos clásicos, los coches con los que participó en su época como piloto, sus 4x4 del Dakar y de sus expediciones, vehículos militares y otros muchos objetos y "reliquias" automovilísticas y hasta una colección de tractores y todo tipo de maquinaria agrícola antigua en un enorme lagar de aceite. Podrías pasar días y días recorriendo la finca y sus dependencias y siempre encontrarías algo sorprendente y único.
La última vez que vi a Megré fue en octubre de 2008 en Portalegre. Con aspecto convaleciente, recién salido de una intervención tras la que probablemente los médicos habían puesto fecha a su final, José nos habló precisamente de su propósito de culminar el reto de visitar los 194 países del mundo. Al despedirnos tuve el presentimiento de que era la última vez que iba a ver a José, pero su fortaleza y su tesón aún le permitió hacer un viaje más, a Haití, su país número 193. El 194, Irak (el "um" del título del libro) era, en esos momentos, "demasiado peligroso para permitir que alguien me acompañe". José Megre murió poco meses después como consecuencia del cáncer de pulmón que arrastraba desde hacia años.
"Como eu vi todos os países do mondo (menos um)" es un reflejo en texto y fotos de sus viajes y de su figura y el mejor recuerdo de alguien a quien admiré y de quién me siento enormemente orgulloso de haber conocido. Irak se perdió un visitante y una gran persona.

Enlaces:
Biografía y datos sobre los viajes de José Megre
El libro y el prólogo de sus hijos Ricardo y José Tomás Megre

Vídeo de la última intervención en televisión de Megre

No hay comentarios:

Contacto


Nombre
Email
Web o blog
Asunto
Texto del mensaje
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[ Refresh Image ] [ What's This? ]