8 oct. 2009

Reflexión setentera

Pulso Digital hace una reflexión sobre nuestra vida en los años 70 que me parece muy atinada. La reproduzco tal cual. Seguro que podeis aportar vuestra propia visión del tema. Os animo a que lo hagais.

Yo no me explico cómo diablos sobrevivimos a nuestra infancia todos aquellos que nacimos en los años 70's.
  • De niños andábamos en autos que no tenían cinturones de seguridad y si los tenían no los usábamos… y por supuesto que tampoco tenían bolsas de aire.
  • Ir en la parte de atrás de una camioneta era un paseo especial, te dabas el lujo de que el aire te pegara en la cara a toda velocidad.
  • Nuestras cunas estaban pintadas con brillantes colores de pintura a base de plomo.
  • No teníamos tapas con seguro contra niños en las botellas de medicina, ni en los gabinetes, ni en las puertas.
  • Cuando montábamos la bicicleta no usábamos casco, ni rodilleras. Si te caías y te cortabas te lavabas con jabón de trastes en la llave del patio y te volvías a subir.
  • Tomábamos agua de la manguera del jardín y no de una botella de agua mineral.
  • Gastábamos horas y horas construyendo carros con la chatarra de los lotes baldíos. Quien tenía la fortuna de vivir en calles inclinadas los echaban a andar ladera abajo y en la mitad se acordaban que no tenían frenos. Después de varios choques con los matorrales aprendimos a resolver el problema. Sí, nosotros chocábamos con matorrales, no con los autos.
  • Salíamos a jugar a la calle, con la única condición de regresar antes del anochecer, sin teléfonos para ser localizados y sin decir a dónde íbamos, así que nadie podía ubicarnos. Impensable.
  • La escuela duraba hasta el mediodía , llegábamos a casa horas antes de la comida
  • Nos cortábamos, nos rompíamos un hueso, perdíamos un diente, pero nunca hubo una demanda por estos accidentes. Nadie tenía la culpa más que nosotros mismos.
  • Comíamos pan con mantequilla de verdad , tomábamos bebidas con azúcar y nunca teníamos exceso de peso porque siempre estábamos afuera jugando.
  • Compartíamos una bebida entre cuatro... tomando del pico de la misma botella y nadie se moría o se infectaba por esto.
  • No teníamos Playstations, Nintendos, X Boxes, 999 canales de televisión por cable, Alta definición, iPods , sonido surround, celulares, computadoras ,ni mucho menos Internet ... Sino que TENÍAMOS AMIGOS (y ninguno tenía en su nombre una @)
  • Salíamos, nos subíamos en la bicicleta o caminábamos hasta la casa del amigo, tocábamos el timbre o sencillamente entrábamos sin tocar y allí estaba… salíamos afuera juntos a jugar. ¡Ahí, afuera! ¡En el mundo cruel ¡Sin un guardián!
  • Hacíamos juegos con palos o con pelotas, en algún equipo que se formaba para jugar un partido; no todos llegaban a ser elegidos y el que no jugaba no sufría de ningún trauma.
  • Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros; cuando perdían un año lo repetían. Nadie iba al psicólogo, al psicopedagogo, nadie tenía dislexia ni problemas de atención ni hiperactividad, simplemente repetía y tenía una segunda oportunidad.
  • Teníamos libertad, fracasos , éxitos , responsabilidades ... y aprendimos a manejarlos. La gran pregunta es.
Perecería que ese mundo era aburrido, pero éramos felices.

No hay comentarios:

Contacto


Nombre
Email
Web o blog
Asunto
Texto del mensaje
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[ Refresh Image ] [ What's This? ]