14 oct. 2009

La envidia

Me ha gustado mucho este pequeño relato que he visto en Pulso Digital.
Describe muy bien ese sentimiento.

Erase una vez, una serpiente se topó con una luciérnaga a la cuál comenzó a perseguir. Al principio, la luciérnaga estaba sorprendida y consternada, ya que pensaba que se trataba de un error. Pasaron primeros los minutos y después fueron horas de intensa persecución. Pasado ese tiempo, la luciérnaga estaba exhausta y sin poder continuar, no le quedó más remedio que desistir. Cayó al suelo y justo cuando iba a ser devorada por la serpiente ésta la cuestionó:

- Espera… espera… antes de que me comas necesito preguntarte algo.

- ¿Qué quieres saber?

-¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

- No… yo no acostumbro comer luciérnagas.

- ¿Te hice algún mal? –preguntó el insecto.

- No, no me has hecho nada malo – Le respondió la serpiente.

- Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

A lo que el reptil le respondió:

- Porque no soporto verte brillar...

Vía: Pulso Digital

2 comentarios:

Fordix dijo...

este comentario va dirigido a unos de los supuestos autores de este blog un tal GAT, si es que realmente existe: ¿Donde te escondes? ¿Te ha comido la serpiente?

Respit dijo...

Le dijo la sartén al cazo: apártate que me tiznas.

Contacto


Nombre
Email
Web o blog
Asunto
Texto del mensaje
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[ Refresh Image ] [ What's This? ]